Vivo Una nueva aventura

El nieto restituido que participó en la extradición del represor Gonzalo “Chispa” Sánchez

El jueves pasado, luego de un operativo realizado por Cancillería, el ministerio de Seguridad y la Interpol, el represor Gonzalo “Chispa” Sánchez fue extraditado de Brasil y puesto a disposición de la justicia argentina. Sánchez participó de los vuelos de la muerte, está acusado por participar del secuestro y la desaparición de Rodolfo Walsh y estaba prófugo de la justicia por la causa de la ESMA.

Ezequiel Rochistein, nació en noviembre de 1977 en el centro clandestino de la ESMA. Sus padres son María Graciela Tauro y de Jorge Rochistein, asesinados por la última dictadura militar. En 2010 Rochistein recuperó su identidad y se convirtió en el nieto restituido por Abuelas de Plaza de Mayo N°102. Como trabaja en el ministerio de Seguridad, Rochistein participó del operativo de la extradición de Sánchez. “Me preguntaron si quería participar y dije que si. Me parecía una experiencia interesante ver cara a cara a un tipo de esta calaña, un represor que tranquilamente pudo haber visto a mi vieja. Tenía esa curiosidad de ver que onda este tipo” dijo Rochistein en comunicación con el Informativo de AM750.

Rochistein comentó que el operativo se realizó de forma “prolija y rápida” y que “por suerte” salió todo según lo esperado. Además, expresó que no tuvo interés en mediar palabra con Sánchez.  “Yo estuve observando pero dejé que la Interpol actuara” dijo Rochistein y agregó que no tuvo intercambio alguno. “Lo que sí vi en Sánchez la misma actitud que tienen esta tipo de personas. Después de matar, de secuestrar y de torturar, terminan convirtiéndose. En este caso Sánchez decía ‘quédense tranquilos, yo me convertí, soy pastor evangélico. Ahora estoy con jesús’. Creo es su forma de procesar todos los vejámenes que hizo”.

Al ser consultado por la experiencia, Rochistein contó que volvió a su casa “emocionado” de ver a Sánchez partir hacia su celda y  porque pudieron cerrar todo el operativo con éxito. “Lo importante es que se haga justicia. La única forma de sanar como pueblo es que los que torturaron y masacraron estén cumpliendo su condena como corresponde” completó Rochistein.