"Tú escribes como una vaca." Orson Scott Card y los videojuegos


"Tú escribes como una vaca." Orson Scott Card y los videojuegos

Repasamos la relación con los videojuegos del conocido autor de El juego de Ender.

Orson Scott Card vuelve a la actualidad con el inminente estreno de la adaptación de su novela El juego de Ender, pero su carrera ha pasado desde siempre por otros medios aparte de la novela: ha escrito ensayo, cómic, teatro y el tema que nos ocupa, videojuegos. Como ha confesado en más de una entrevista, Card es muy aficionado a los videojuegos y ha estado metido en el desarrollado de varios títulos de ocio electrónico desde el principio de su carrera. Solía ir a los salones recreativos después del instituto y estaba completamente obsesionado con Civilization II, algo que cualquiera con un mínimo de interés en el género de la estrategia por turnos habrá experimentado en algún momento de su vida. Su interés por los videojuegos empezó a decaer cuando decidió alejarse un poco del mundillo porque ocupaba gran parte de su tiempo libre. Pero volvió al medio, esta vez de manera profesional, y sobre todo ha sido escritor de los diálogos de varios videojuegos de éxito.

Monkey Island, que se ha convertido en toda una referencia para definir el humor en los videojuegos, fue uno de los primeros. La aventura gráfica de LucasArts que viera la luz en 1990 se encuentra indiscutiblemente en el podio de los videojuegos que han arrancado más carcajadas a los jugadores. Aunque el dato quizá no se haya llevado todo el bombo que debiera, el mismísimo Orson Scott Card participó en él escribiendo una de las partes que más grabadas han quedado en la retina de la generación de jugadores de los 90: los diálogos de los duelos piratas de insultos que tienen lugar por los caminos de la isla Melee™ durante el primer acto del juego.

«Qué apropiado, tú peleas como una vaca.»
Como explica el propio Ron Gilbert en una larga y muy recomendable entrevista en io9 publicada en 2010, no sabe exactamente cómo Card acabó participando en el proyecto. Habia leído El juego de Ender, le había gustado y el autor impartió algunos talleres de escritura creativa sobre desarrollo de personajes para empleados de LucasArts. Un día, hablando sobre el tema de la lucha de insultos en Monkey Island, el propio Card se ofreció voluntario para hacer el trabajo. No fue algo formal ni deliberado, sino una colaboración casual en la que colaboraron sus hijos y que acabó desembocando en una de las partes mejor recordadas del juego (y que goza de una traducción ejemplar a nuestro idioma, ya que estamos).

La aventura gráfica de ciencia ficción The Dig, desarrollada también por LucasArts y lanzada al mercado en 1995, fue otro de los grandes proyectos como guionista de Card con la compañía de George Lucas. La interesante premisa de ciencia ficción del título consistía en que un grupo de científicos y otros profesionales eran enviados a investigar un asteroide que está a punto de colisionar con la Tierra. Card también se encargó de escribir los diálogos para el juego, ampliando todavía más su relación con la compañía de George Lucas, y forma parte de los créditos del título junto al mismísimo Steven Spielberg, que se encargó de parte del guion.

«Un animal parecido a una tortuga de seis patas.»
Advent Rising fue otro de los grandes proyectos en los que participó Card. Desarrollado por GlyphX Games y lanzado en el año 2005 en exclusiva para la primera Xbox y Windows, el juego acaparó las noticias y las portadas del momento. Un shooter en tercera persona que prometía ser el comienzo de una gran saga de ciencia ficción y del que se esperaba incluso que diera lugar a una trilogía, idea que se quedó en agua de borrajas debido al escaso éxito comercial que tuvo el juego.

La historia de Advent Rising ya existía cuando Card llegó al proyecto: aunque lo habían invitado a formar parte del equipo al principio de la producción, no se pudo incorporar a él hasta mucho más adelante. La mayoría de los niveles ya estaban diseñados y había llegado un punto en el que era muy complicado cambiar la historia, pero no le importó demasiado ya que le pareció buena. Confiesa Card que solamente trabajó durante tres meses en los diálogos y las grabaciones de los actores de doblaje del juego, principalmente los de su primera parte, ya que el resto era básicamente acción y fueron otros los que terminaron el trabajo. Aun así, Card se sintió parte del equipo de desarrollo y quedó orgulloso con su participación, aunque, como comentábamos, el título no acabó estando a la altura de lo que se esperaba de él.

«¡Grrroarr!».
Pero los diálogos no son lo único en lo que el autor ha participado dentro del mundo de los videojuegos. Card llegó a involucrarse activamente en el desarrollo de un MMORPG (juego multijugador masivo en línea) basado en su saga de Alvin Maker, que consta de seis libros y que comenzó a publicarse en 1987. En 2005 se empezó a hablar de la adaptación, pero pronto se acallaron las voces y poco más se ha sabido de ella hasta la fecha. No obstante, no es el único proyecto de un juego multijugador en el que ha participado Card.

Firefall es uno de de sus proyectos más actuales. Se trata también de un juego multijugador masivo que mezcla la experiencia rolera de este género con los juegos de disparos. Una apuesta arriesgada que en otras ocasiones no ha tenido demasiado apoyo por parte de los jugadores. El guion de la campaña para un solo jugador está escrito por el mismo Card, que ha estado involucrado en el proyecto desde sus primeras fases. Red5, los desarrolladores de Firefall, eligieron a Card por su experiencia creando personajes y este se vio atraído por la vertiente postapocalíptica del título. Título que ha expandido junto a su hija Emily Janice Card, escribiendo a cuatro manos una miniserie en formato manga y expandiendo aún más el universo del juego.

Firefall - Pantallazo

La figura de Orson Scott Card ha estado unida al mundo de los videojuegos desde prácticamente el principio de su carrera como escritor, aunque pueda parecer lo contrario. Tomando parte más o menos activa del desarrollo y, en muchos casos, en juegos que no han tenido demasiado impacto mediático, no deja de ser una faceta muy curiosa y desconocida del famoso autor.

Compartir:

Ir hacia arriba
-->